Encargo para un photocall de 2×3 metros donde los invitados  se detienen a tomarse instantáneas durante la boda. La ilustración se resolvió con dos escenas: el momento en que se conocieron los novios y el momento que se despiden felices, ya casados.